LOS NIÑOS Y LA DIABETES

Información para ayudarle a planificar y organizarse si su hijo es diagnosticado con diabetes

Mother playing with her child who has diabetes

La diabetes tipo 1 y tipo 2 en los niños

Hasta hace poco, se pensaba que la diabetes en los niños y adolescentes era casi exclusivamente tipo 1, pero el pensamiento ha evolucionado. Con la diabetes tipo 1, el cuerpo de su hijo produce poca o nada de insulina debido a un sistema inmunológico hiperactivo. Si su hijo/a ha sido diagnosticado/a con diabetes tipo 1, puede descargar esta guía útil para más información. Con la diabetes tipo 2, el cuerpo impide que la insulina que produce funcione correctamente y/o no produce suficiente insulina. En los niños, la enfermedad de tipo 1 sigue siendo el diagnóstico más común, pero existe una tendencia creciente de diagnósticos de tipo 2 en niños y adolescentes.

4 fundamentos del control de la diabetes

Comer de manera saludable
Mantener el hábito de alimentación saludable proviene de la creación de equilibrio, y los planes de comidas pueden incluir muchas opciones y sabores. Si su hijo tiene diabetes tipo 1, es esencial mantenerse al tanto de los alimentos consumidos y ajustar la dosis de insulina como corresponda. Su equipo de cuidado de salud le puede ayudar a forjar un plan que funcione.

Mantenerse activo
La actividad física le da a su hijo más energía y hace que su cuerpo sea más receptivo a la insulina. Estas son cosas buenas, pero con la diabetes tipo 1 es importante monitorear el nivel de azúcar en la sangre con la actividad. También considere mantener "carbohidratos de emergencia" a mano, como jugo de frutas, tabletas de glucosa o caramelos duros.

 Tomar insulina
Si su hijo tiene diabetes tipo 1, es probable que le hayan recetado una terapia diaria de insulina en bolo-basal, tomada por medio de una bomba o inyecciones, que involucre una insulina de acción prolongada (basal) y una insulina de acción rápida (bolo) que imita de cerca la liberación normal de insulina del cuerpo. Con el tipo 2, las opciones de tratamiento variarán según las necesidades individuales de su hijo/a.

Hacer seguimiento del azúcar en la sangre
Necesitará seguir de cerca el nivel de azúcar en la sangre de su hijo/a, especialmente si tiene la enfermedad de tipo 1. Su equipo de cuidado de salud puede ayudarle a explicar cuándo y con qué frecuencia debe revisar el azúcar en la sangre. También puede descargar este Diario de azúcar en la sangre para ayudarle a mantenerse en el buen camino. También hay aplicaciones de seguimiento disponibles que puede descargar directamente a su teléfono.

Esta descarga se encuentra disponible en inglés.

Los valores altos y bajos del azúcar en la sangre

Los síntomas tempranos típicos de la hiperglucemia, o el nivel alto de azúcar en la sangre de los que hay que estar al tanto incluyen:

  • Sensación de mucha sed
  • Sensación de mucha hambre
  • Sensación de sueño
  • Visión borrosa
  • Ir al baño para orinar más de lo habitual

Los síntomas tempranos típicos de la hipoglucemia, o bajo nivel de azúcar en la sangre de los que hay que estar al tanto incluyen:

  • Sensación de temblor
  • Sensación de sudor
  • Mareo
  • Cansancio o débilidad
  • Dolores de cabeza
  • Sensación de nervios o molestia
  • Sensación de mucha hambre
  • Cambios en el estado de ánimo o el comportamiento

La hipoglucemia también puede ocurrir sin síntomas, así que asegúrese de revisar regularmente el azúcar en la sangre de su hijo/a.

Se puede controlar

Usted puede ayudar a su hijo/a a desarrollar una actitud positiva hacia una condición que quizás tenga que manejar toda su vida. Esta situación puede acercarlos más. Como cuidador y padre, es una gran base para ayudar a fortalecer su relación — y un regalo duradero para dar.

Conozca Tresiba® FlexTouch®

La pluma de insulina prellenada Tresiba® FlexTouch® utiliza una de las agujas más cortas y más finas disponibles en el mercado y no tiene extensión del botón de inyección.

Vea la pluma  

Para niños diagnosticados con diabetes

Tresiba® es la única insulina de acción prolongada aprobada para uso en niños de por lo menos 1 año de edad con diabetes tipo 1 y tipo 2.

Más información sobre Tresiba®